Cada vez es más normal ver cocinas integradas perfectamente en el salón, espacios diáfanos en que las estancias, que antes estaban separadas por tabiques, se unan como en una sola. Aunque compartan espacio, se puede crear una división visual en la que estén delimitados los dos ambientes: las islas de cocina.

Una manera de crear esta división visual es mediante una isla. La isla es un elemento que, además de separar ambientes, aporta más espacio de trabajo.

Ambiente industrial y cálido

Para muchos el ambiente industrial puede ser algo frío, y es que este tipo de decoración usa mucho el metal y el acero, pero se le puede dar un toque cálido.

Una isla en la que se pueda incrustar una pequeña chimenea puede ser una idea que, además de original, puede darnos ese toque rústico y de hogar. Si la isla solo tiene la vitrocerámica, tendremos mucho espacio donde trabajar con los alimentos o usarlo como espacio para desayunar.

Colocar el resto de los muebles delante de una pared de ladrillo visto nos da también un toque rústico.

Una alfombra de colores llamativos bajo la mesa del salón puede romper la estética seria y refinada de este ambiente industrial y ser el centro de atención.

Isla con chimenea incorporada
Isla con chimenea incorporada, de Martin Architects

Una cocina con mucho espacio de almacenaje

La cocina debe ser un sitio funcional y es el lugar de la casa donde se pueden tener muchos armarios donde guardar utensilios. En este sentido, tener una isla va a ser de gran ayuda porque suelen tener muchos cajones y gavetas,  donde poder colocar bien ordenados cacerolas, platos, sartenes, ollas, etc.

En la cocina se puede tener tantos armarios como espacio tengas, puedes usar perfectamente toda la pared con muebles altos y bajo o columnas, para colocar armarios simplemente con puertas o muebles con prácticos cajones.

Los fregaderos colocados bajo plano en las encimeras son tendencia, son fáciles de limpiar e incluso puedes ponerlos del mismo color, de esta manera no se rompe la estética.

Isla en color chocolate con tirador
Isla en color chocolate con tirador de Marc-Michaels Interior Design

¡Que entre la luz!

Parte del trabajo en el proyecto de interiorismo de una casa es poder darle toda la luz que sea posible a la estancia. La cocina es una de las habitaciones de la casa en la que más tiempo se pasa, sobre todo si también se usa como espacio para comer.

Una gran ventaja es tener unos grandes ventanales que dejen pasar la luz, con esto ya se tiene mucho ganado, y para amplificar la luz natural y que se refleje bien, lo mejor es usar colores puros como puede ser el blanco en los muebles.

Éste refleja la luz que entra por las ventanas y permite que se expanda por toda la habitación proporcionando una gran claridad. Se puede romper la monotonía del color blanco poniendo algún detalle como un plato decorativo con fruta fresca u otros elementos que aporten color.

 

Isla y encimera blanca
Isla y encimera blanca, de Jillian Aimis

El microondas y el horno encastrados en los muebles columna  son muy cómodos de utilizar si no restan demasiado espacio, algo posible si la cocina  es grande, y de esta manera siempre están al alcance de la mano.

Una vinoteca con puerta de cristal permitirá que se pueda ver las botellas que tenemos dentro y como no, disfrutar de nuestro vino a la temperatura ideal de servicio.

Como hemos dicho, la isla nos sirve para tener más espacio de trabajo y como separador visual entre la cocina y el comedor, pero podemos hacer de éste último un espacio único si revestimos la pared con mármol y colocamos en él unas estanterías y un mueble de madera: será el centro de atención.

Columnas en pared con horno, microondas y vinoteca
Columnas en pared con horno, microondas y vinoteca

 

Un espacio diseñado para trabajar

Tener los cajones con los tiradores integrados son una gran ventaja ya que dan un aspecto minimalista a la cocina y evitamos salientes en las puertas, facilitando la limpieza y evitando posibles golpes.

En la isla disponemos de  espacio para colocar unas bonitas plantas aromáticas que, además de ayudarte con las recetas, darán un toque alegre a una cocina de una única tonalidad. Tener una tabla de corte justo al lado de la vitrocerámica también será un buen añadido para que no tengas que moverte y evitar rallar la superficie de la encimera al trocear alimentos. Si quieres un toque divertido puedes pintar una pared con pintura de pizarra, te servirá para poner notas o hacer dibujos que den un toque original a tu cocina.

Es bueno que la isla esté bien iluminada. Puedes darle tu toque de color con varias lámparas que te permitan iluminar todo el espacio de trabajo.

 

Isla color blanco
Isla color blanco de Mode:lina Architecti
Vista lateral isla color blanco
Vista lateral isla en color blanco, puerta sin tiradores

Fotos vía:
Martin Architects
Marc-Michaels Interior Design
Jillian Aimis Architect
Mode:lina Architecti

Otros proyectos relacionados:

Plano general cocina clásica

Vista frontal cocina madera

Vista trasera isla de cocina en blanco y madera
Vista cocina color gris

 

Visita nuestro catálogo de cocinas:

Laminada gris fume y blanco brillo
Serie cocinas lacadas
Madera enmarcada recta lacada en color blanco
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Valora esta página, gracias !
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *